hormigas de todos los tamaños

Cargan sus laberínticos infortunios

Y el cubano sus pobrezas

Merecen los mundos sin vida

ejércitos Vencedores de biológica brillantez

Y los cubanos tanta escacez

Merece el odio palos

Con clavos en sus puntas

El miedo pusilánime

La bota aplastante sobre pecho podrido esclavo

Merecen los cubanos tanta miseria.

–

Las hienas hediondas soportar sus babeantes asincrónicas chillarías, risas, cacareos

El cubano el dolor de tantos complejos, divisiones, odios, guerras intestinas, confusión, miedos, insomnios y demás porquerías

—