El ya desaparecido dramaturgo espa√Īol Antonio Buero Vallejo estren√≥ en 1950 ‚ÄėEn la ardiente oscuridad‚Äô, una obra que transcurre en una instituci√≥n para ciegos donde irrumpe un personaje que pretende convencer a los invidentes de que pueden revertir su ceguera.


En realidad, en aquel entonces Buero Vallejo burlaba la censura bajo la dictadura franquista empleando la alegoría de la ceguera como una cárcel de la que el hombre debe escapar para conquistar su libertad.

‚ÄúSer Cultos para ser libres‚ÄĚ

.

.

.

.