‘Cuenta un antiguo relato sufí que un ciego se encontraba vagando por el bosque sin saber por dónde ir.

De repente, tropezó y se cayó. Al tantear por el suelo del bosque descubrió que había caído sobre un tullido.

El ciego y el tullido entablaron una conversación, apenándose cada cual de su situación y su destino.

El ciego decía: â€œHace una eternidad que vago por el bosque y no encuentro la salida”.

Mientras el tullido se quejaba: â€œHace una eternidad que estoy aquí, tirado en el suelo del bosque, y no puedo levantarme para poder salir de él”.

Mientras se quejaban, el ciego exclamó: â€œÂ¡Ya lo tengo! Yo te sujetaré sobre mis hombros, y tú me indicarás hacia dónde ir. ¡Juntos podremos salir del bosque!”.

Según el narrador de esta hermosa historia, el tullido simbolizaba la racionalidad y el ciego representaba la intuición. La moraleja del cuento es clara: sólo podremos salir del bosque si sabemos integrar ambas capacidades

https://www.garridofreshmentoring.com/razon-o-instinto/