“Of all tyrannies, a tyranny sincerely exercised for the good of its victims may be the most oppressive. It would be better to live under robber barons than under omnipotent moral busybodies. The robber baron’s cruelty may sometimes sleep, his cupidity may at some point be satiated; but those who torment us for our own good will torment us without end for they do so with the approval of their own conscience.” C.S.Lewis

“Freedom is never more than one generation away from extinction. We didn’t pass it to our children in the bloodstream. It must be fought for, protected, and handed on for them to do the same, or one day we will spend our sunset years telling our children and our children’s children what it was once like in the United States where men were free.” Ronald Reagan

La alarmante carta de una trabajadora de un centro transgénero en EEUU

REBECA CRESPO

  • FEBRERO 10, 2023
Manifestantes durante una marcha convocada por ‘Federación Plataforma Trans’ en Madrid. Europa Press

Manifestantes durante una marcha convocada por ‘Federación Plataforma Trans’ en Madrid. Europa Press

Jamie Reed trabajó en el Centro Transgénero de la Universidad de Washington en el Hospital St. Louis Children’s y fue responsable de la admisión de pacientes entre 2018 y noviembre de 2022.

Ahora, después de su experiencia en el tratamiento de niños que, presuntamente, sufrían disforia de género, ha reconocido que lo que se está haciendo en el centro supone un «daño permanente» en los menores. «Acepté el trabajo con la intención de salvar a los niños, ahora estoy dando la voz de alarma«, ha denunciado en una carta publicada por The Free Press.

A continuación, puede leer la carta íntegra de Jamie Reed:

Soy una nativa de St. Louis de 42 años, una mujer queer y políticamente a la izquierda de Bernie Sanders. Mi visión del mundo ha moldeado profundamente mi carrera. He pasado mi vida profesional brindando asesoramiento a poblaciones vulnerables: niños en hogares de acogida, minorías sexuales y pobres. 

Durante casi cuatro años, trabajé en la División de Enfermedades Infecciosas de la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington con adolescentes y adultos jóvenes que eran VIH positivos. Muchos de ellos eran trans o no conformes con el género, con los que me identifico: durante la niñez y la adolescencia cuestioné mucho mi género. Ahora estoy casada con un hombre trans y juntos estamos criando a mis dos hijos biológicos de un matrimonio anterior y a tres hijos adoptivos que esperamos adoptar. 

Todo eso me llevó a trabajar en 2018 como administradora de casos en el Centro Transgénero de la Universidad de Washington en el Hospital Infantil de St. Louis, que se había inaugurado un año antes. 

El objetivo de trabajo del centro era que cuanto antes se tratara a los niños con disforia de género, más angustia se puede prevenir más adelante. Esta premisa era la compartida por los médicos y terapeutas del centro. Dada su experiencia, asumí que abundante evidencia respaldaba este consenso. 

Durante los cuatro años que trabajé en la clínica como administradora de casos, era responsable de la admisión y supervisión de los pacientes y alrededor de mil jóvenes angustiados entraron por nuestras puertas. La mayoría de ellos recibió recetas de hormonas que pueden tener consecuencias que alteran su vida, incluida su esterilidad. 

Salí de la clínica en noviembre del año pasado porque ya no podía participar de lo que allí sucedía. Cuando partí, estaba segura de que la forma en que el sistema médico estadounidense está tratando a estos pacientes es opuesta a la promesa que hacemos de «no hacer daño». Al revés, estamos dañando permanentemente a los pacientes vulnerables bajo nuestro cuidado.

Hoy he decidido hablar. Lo hago sabiendo cuán tóxica es la conversación pública en torno a este tema altamente polémico y las formas en que mi testimonio podría ser mal utilizado. Lo hago sabiendo que me expongo a un grave riesgo personal y profesional.

Casi todos en mi vida me aconsejaron que mantuviera la cabeza baja. Pero no puedo en buena conciencia hacerlo. Porque lo que les está pasando a decenas de niños es mucho más importante que mi comodidad. Y lo que les está sucediendo es moral y médicamente espantoso.

Poco después de mi llegada al Centro Transgénero, me llamó la atención la falta de protocolos formales para el tratamiento. Los codirectores médicos del centro eran esencialmente la única autoridad.

Al principio, los pacientes se inclinaban hacia lo que solía ser el caso «tradicional» de un niño con disforia de género: un niño, a menudo bastante joven, que quería presentarse como, que quería ser, una niña. 

Hasta 2015, más o menos, un número muy pequeño de estos niños constituía la población de casos pediátricos de disforia de género. Luego, en todo el mundo occidental, comenzó a haber un aumento dramático de un nuevo grupo: las adolescentes, muchas sin antecedentes de disforia de género, de repente declararon que eran transgénero y exigieron un tratamiento inmediato con testosterona. 

Ciertamente vi esto en el centro. Uno de mis trabajos era hacer la admisión de nuevos pacientes y sus familias. Cuando comencé, probablemente había 10 llamadas de este tipo al mes. Cuando me fui había 50, y alrededor del 70% de los nuevos pacientes eran niñas. A veces llegaban grupos de chicas de la misma escuela secundaria

Esto me preocupó, pero no sentí que estaba en condiciones de hacer sonar algún tipo de alarma en ese momento. Ã‰ramos un equipo de aproximadamente ocho personas, y solo otra persona planteó el tipo de preguntas que yo tenía. Cualquiera que plantease dudas corría el riesgo de ser llamado transfóbico

Las chicas que acudían a nosotros tenían muchas comorbilidades: depresión, ansiedad, TDAH, trastornos alimentarios u obesidad. Muchas habían sido diagnosticadas anteriormente con autismo o tenían síntomas similares al autismo. Un informe del año pasado sobre un centro transgénero pediátrico británico encontró que alrededor de un tercio de los pacientes remitidos allí estaban en el espectro del autismo.

Con frecuencia, nuestros pacientes declaraban tener trastornos que nadie creía que tuvieran. Tuvimos pacientes que dijeron que tenían el síndrome de Tourette (pero no lo tenían); que tenían trastornos de tics (pero no los tenían); que tenían múltiples personalidades (pero no las tenían). 

Los médicos reconocieron en privado estos falsos autodiagnósticos como una manifestación de contagio social. Incluso reconocieron que el suicidio tiene un elemento de contagio social. Pero cuando dije que parecía que los grupos de niñas que ingresaban a nuestro servicio estaban manifestando sus problemas de género como una forma de contagio social, los médicos dijeron que la identidad de género reflejaba algo innato.

Para comenzar la transición, las niñas necesitaban una carta de apoyo de un terapeuta, generalmente uno que recomendábamos, a quien tenían que ver solo una o dos veces para obtener luz verde. Para hacerlo más eficiente para los terapeutas, les ofrecimos una plantilla sobre cómo escribir una carta de apoyo a la transición. La siguiente parada era una sola visita al endocrinólogo para una prescripción de testosterona. Eso es todo lo que se necesitaba. 

Cuando una mujer toma testosterona, los efectos profundos y permanentes de la hormona se pueden ver en cuestión de meses. Las voces caen, las barbas brotan, la grasa corporal se redistribuye. El interés sexual estalla, la agresividad aumenta y el estado de ánimo puede volverse impredecible. A nuestros pacientes se les informó sobre algunos efectos secundarios, incluida la esterilidad. Pero después de trabajar en el centro, llegué a creer que los adolescentes simplemente no son capaces de comprender completamente lo que significa tomar la decisión de ser infértil cuando aún son menores de edad

Muchos encuentros con pacientes me enfatizaron lo poco que estos jóvenes entendían los profundos impactos que el cambio de género tendría en sus cuerpos y mentes. Pero el centro minimizó las consecuencias negativas y enfatizó la necesidad de una transición. Como dice el sitio web del hospital: «Si no se trata, la disforia de género tiene una serie de consecuencias, desde autolesiones hasta suicidio. Pero cuando eliminas la disforia de género al permitir que un niño sea quien es, notamos que desaparece. Los estudios que tenemos muestran que estos niños a menudo terminan funcionando psicosocialmente tan bien o mejor que sus compañeros». 

No hay estudios fiables que lo demuestren. De hecho, las experiencias de muchos de los pacientes del centro demuestran cuán falsas son estas afirmaciones. 

Aquí un ejemplo. El viernes 1 de mayo de 2020, un compañero me envió un correo electrónico sobre un paciente masculino de 15 años: «Dios mío. Me preocupa que [el paciente] no entienda lo que hace la bicalutamida». Le respondí: “Sinceramente, no creo que debamos empezar en este momento».

La bicalutamida es un medicamento que se usa para tratar el cáncer de próstata metastásico y uno de sus efectos secundarios es que feminiza el cuerpo de los hombres que la toman, incluida la apariencia de los senos. El centro recetó este medicamento contra el cáncer como bloqueador de la pubertad y agente feminizante para los niños. Como ocurre con la mayoría de los medicamentos contra el cáncer, la bicalutamida tiene una larga lista de efectos secundarios, y este paciente experimentó uno de ellos: toxicidad hepática. Fue enviado a otra unidad del hospital para evaluación e inmediatamente le quitaron el medicamento. Posteriormente, su madre envió un mensaje electrónico al Centro Transgénero diciendo que teníamos suerte de que su familia no fuera del tipo que demanda.

Lo poco que los pacientes entendían sobre lo que se estaban metiendo quedó ilustrado por una llamada que recibimos en el centro en 2020 de una paciente biológica de 17 años que tomaba testosterona. Dijo que estaba sangrando por la vagina. En menos de una hora había empapado una toalla higiénica extra gruesa, sus pantalones y una toalla que tenía envuelta alrededor de su cintura. La enfermera del centro le dijo que fuera a la sala de emergencias de inmediato.

Más tarde descubrimos que esta chica había tenido relaciones sexuales, y debido a que la testosterona adelgaza los tejidos vaginales, su canal vaginal se había abierto. Tuvo que ser sedada y operada para reparar el daño. El suyo no fue el único caso de laceración vaginal que conocimos.

Otras chicas estaban preocupadas por los efectos de la testosterona en su clítoris, que se agranda y crece hasta convertirse en lo que parece un pene diminuto. Aconsejé a una paciente cuyo clítoris agrandado ahora se extendía debajo de su vulva, y le irritaba y rozaba dolorosamente en sus pantalones. Le aconsejé que comprara el tipo de ropa interior de compresión que usan los hombres biológicos que se visten para pasar por mujeres. Al final de la llamada, pensé: «Hemos hecho daño a este niño«. 

Hay condiciones raras en las que los bebés nacen con genitales atípicos, casos que requieren atención sofisticada y compasión. Pero las clínicas como en la que trabajé están creando toda una cohorte de niños con genitales atípicos, y la mayoría de estos adolescentes ni siquiera han tenido relaciones sexuales todavía. No tenían idea de quiénes iban a ser cuando fueran adultos. Sin embargo, todo lo que necesitaron para transformarse permanentemente fue una o dos conversaciones cortas con un terapeuta.

Recibir dosis poderosas de testosterona o estrógeno, lo suficiente como para tratar de engañar a su cuerpo para que imite al sexo opuesto, afecta al resto del cuerpo. Dudo que cualquier padre que alguna vez haya dado su consentimiento para darle testosterona a su hijo (un tratamiento de por vida) sepa que posiblemente también esté inscribiendo a su hijo en medicamentos para la presión arterial, medicamentos para el colesterol y tal vez para la apnea del sueño y la diabetes

Pero a veces, la comprensión de los padres de lo que habían acordado hacer con sus hijos llegaba con fuerza:

Traducción del email que Jamie recibió de un padre: «Les informo de que retiro el consentimiento para que continúe el tratamiento médico. Las notas han bajado, ha habido una visita de salud por su comportamiento y ahora está recibiendo cinco medicamentos diferentes. Escitalopram, Trazadona, Buspirona, etc. (Nombre del paciente) es una máscara de su antiguo yo con ansiedad. Quién sabe si esto es resultado de los bloqueadores de hormonas o de otros medicamentos. Retiro mi consentimiento. Quiero que se retiren los bloqueadores»

Además de las adolescentes, se nos remitió otro grupo nuevo: jóvenes de la unidad psiquiátrica o del departamento de emergencias del hospital St. Louis Children’sLa salud mental de estos niños era muy preocupante: había diagnósticos como esquizofrenia, trastorno de estrés postraumático, trastorno bipolar y más. A menudo ya estaban tomando un puñado de productos farmacéuticos.

Esto era trágico, pero no sorprendente dado el profundo trauma por el que algunos habían pasado. Sin embargo, sin importar cuánto sufrimiento o dolor hubiera soportado un niño, o cuán poco tratamiento y amor hubiese recibido, nuestros médicos vieron la transición de género –incluso con todos los gastos y dificultades que implicaba– como la solución.

Algunas semanas parecía que casi todos nuestros casos no eran más que jóvenes perturbados. 

Por ejemplo, un adolescente acudió a nosotros en el verano de 2022 cuando tenía 17 años y vivía en un centro de menores porque había abusado sexualmente de perros. Había tenido una infancia horrible: su madre era drogadicta, su padre estaba en prisión y él creció en un hogar de acogida. Cualquier tratamiento que hubiese estado recibiendo, no estaba funcionando. 

Durante nuestra admisión me enteré por otro asistente social de que, cuando saliera, planeaba reincidir porque creía que los perros se habían rendido voluntariamente.

En algún momento del camino, expresó su deseo de convertirse en mujer, por lo que terminó siendo recibido en nuestro centro. A partir de ahí, fue a un psicólogo en el hospital que era conocido por aprobar prácticamente a todos los que buscaban la transición. Entonces nuestro médico recomendó hormonas feminizantes. En ese momento, me pregunté si esto se estaba haciendo como una forma de castración química

Ese mismo pensamiento volvió a surgir con otro caso. Este fue en la primavera de 2022 y se refería a un joven que tenía un trastorno obsesivo-compulsivo intenso que se manifestaba como un deseo de cortarse el pene después de masturbarse. Este paciente no expresó disforia de género, pero también recibió hormonas. Le pregunté al médico qué protocolo estaba siguiendo, pero nunca obtuve una respuesta directa. 

Otro aspecto inquietante del centro fue su falta de respeto por los derechos de los padres y la medida en que los médicos se veían a sí mismos como los encargados de tomar las decisiones más correctas sobre el destino de estos niños.

En Missouri, solo se requiere el consentimiento de uno de los padres para el tratamiento de su hijo. Pero cuando había una disputa entre ellos, parecía que el centro siempre se ponía del lado del padre afirmativo.

Mis preocupaciones sobre este enfoque para los padres disidentes aumentaron en 2019 cuando uno de nuestros médicos testificó en una audiencia de custodia contra un padre que se opuso al deseo de una madre de comenzar con bloqueadores de la pubertad para su hija de 11 años .

Yo había hecho la llamada original de admisión y encontré a la madre bastante inquietante. Ella y el padre se estaban divorciando, y la madre describió a la hija como «una especie de marimacho». Así que ahora la madre estaba convencida de que su hija era trans. Pero cuando le pregunté si su hija había adoptado un nombre de niño, si estaba angustiada por su cuerpo o si decía que se sentía como un niño, la madre dijo que no. Le expliqué que la niña simplemente no cumplía con los criterios para una evaluación. 

Luego, un mes después, la madre volvió a llamar y dijo que su hija ahora sí usaba un nombre de niño, estaba angustiada por su cuerpo y quería hacer la transición. Esta vez, la madre y la hija consiguieron una cita. Nuestros proveedores decidieron que la niña era trans y le recetaron un bloqueador de la pubertad para evitar su desarrollo normal. 

El padre no estuvo de acuerdo, dijo que todo esto provenía de la madre y se inició una batalla por la custodia. Después de la audiencia en la que nuestro médico testificó a favor de la transición, el juez se puso del lado de la madre

Traducción de un email que Jamie envió tras la celebración del juicio: «Gracias, no tenía problema con interpretar o entender los elementos que ella ha comentado. Me estaba centrando en la cuestión más importante de cómo el consentimiento se determina ahora. Me preocupa que el Juzgado básicamente prescinda del consentimiento parental y lo ponga en nuestras manos. El juzgado podría haber otorgado la toma de decisiones médicas al padre o la custodia legal al padre. En su lugar, el juzgado ha puesto en manos del centro la decisión para la transición. Y este es un paciente que todavía no tiene 16 años»

Debido a que yo era la principal persona encargada de la admisión, tenía la perspectiva más amplia de nuestros pacientes actuales y potenciales. En 2019, un nuevo grupo de personas apareció en mi radar: desistidos y detransicionistas. Los que desisten eligen no pasar por una transición. Los detransicionistas son personas transgénero que deciden volver a su género de nacimiento. 

El único compañero con el que pude compartir mis preocupaciones estuvo de acuerdo conmigo en que deberíamos estar rastreando el desistimiento y la detransición. Pensamos que los médicos querrían recopilar y comprender estos datos para descubrir qué se habían perdido. 

Estábamos equivocados. Un médico se preguntó en voz alta por qué dedicaría tiempo a alguien que ya no era su paciente. 

Pero creamos un documento de todos modos y lo llamamos la lista de Banderas Rojas. Era una hoja de cálculo de Excel que rastreaba el tipo de pacientes que nos mantenían despiertos a mi compañero y a mí por la noche. 

Uno de los casos más tristes de detransición que presencié fue el de una adolescente que, como muchos de nuestros pacientes, provenía de una familia inestable, vivía en una situación incierta y tenía antecedentes de consumo de drogas. La gran mayoría de nuestros pacientes son blancos, pero esta chica era negra. Le recetaron hormonas en el centro cuando tenía alrededor de 16 años. Cuando cumplió 18 se sometió a una mastectomía doble, lo que se conoce como «cirugía superior». 

Tres meses después, llamó al consultorio del cirujano para decir que volvería a usar su nombre de nacimiento y que sus pronombres eran «she» y «her» (ella en español). Desgarradoramente, le dijo a la enfermera: Â«Quiero recuperar mis senos». La oficina del cirujano se comunicó con nuestra oficina porque no sabían qué decirle a esta chica.

Mi compañero y yo dijimos que nos comunicaríamos con ella. Tomó un tiempo localizarla, y cuando lo hicimos, nos aseguramos de que tuviera una salud mental decente, que no tuviera tendencias suicidas activas, que no estuviera tomando sustancias. Lo último que supe es que estaba embarazada. Por supuesto, nunca podrá amamantar a su hijo

Mis preocupaciones sobre lo que estaba pasando en el centro comenzaron a apoderarse de mi vida. Para la primavera de 2020, sentí la obligación médica y moral de hacer algo. Así que hablé en la oficina y envié muchos correos electrónicos. 

Este es solo un ejemplo: el 6 de enero de 2022, recibí un correo electrónico de un terapeuta del personal que me pedía ayuda con el caso de un hombre transgénero de 16 años que vivía en otro estado. Â«Los padres están abiertos a que el paciente vea a un terapeuta, pero no apoyan el género y el paciente no quiere que los padres sean conscientes de la identidad de género. Estoy teniendo dificultades para encontrar un terapeuta de afirmación de género».

Respondí: «No estoy éticamente de acuerdo con vincular a un paciente menor de edad con un terapeuta que afirmaría el género como un enfoque de su trabajo sin discutirlo antes con los padres y sin que los padres estén de acuerdo con ese tipo de atención».

Email de Jamie citado en el párrafo superior.

En todos mis años en la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington, recibí críticas sobre mi trabajo sólidamente positivas. Pero en 2021 eso cambió. Obtuve una calificación por debajo del promedio en mi «criterio» y en «relaciones laborales/trabajo de equipo». Aunque me describieron como «responsable, concienzuda, trabajadora y productiva», la evaluación también señaló: «A veces, Jamie responde mal a las instrucciones de la gerencia con actitud defensiva y hostil». 

Las cosas llegaron a un punto crítico en un retiro de medio día en el verano de 2022. Frente al equipo, los médicos dijeron que mi compañero y yo teníamos que dejar de cuestionar la «medicina y la ciencia», así como su autoridad. Luego, un administrador nos dijo que teníamos que «subir a bordo o salir». Quedó claro que el propósito del retiro era entregarnos estos mensajes.

El sistema de la Universidad de Washington ofrece un generoso programa de pago de matrícula universitaria para empleados de larga data. Vivo de ese cheque de pago y no tengo dinero para reservar para cinco matrículas universitarias para mis hijos. Tuve que mantener mi trabajo. También siento mucha lealtad a la Universidad de Washington.

Pero decidí en ese momento que tenía que salir del Centro Transgénero y, para hacerlo, tenía que mantener la cabeza gacha y mejorar mi próxima revisión de desempeño. 

Logré obtener una evaluación decente y conseguí un trabajo realizando investigaciones en otra parte de la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington. Di mi aviso y dejé el Centro Transgénero en noviembre de 2022

Durante un par de semanas, traté de dejar todo atrás y me instalé en mi nuevo trabajo como coordinador de investigación clínica, gestionando estudios sobre niños que se someten a trasplantes de médula ósea. 

Luego me encontré con los comentarios de la Dra. Rachel Levine, una mujer transgénero que es una alta funcionaria del Departamento de Salud y Servicios Humanos federal. El artículo decía: «Levine, subsecretaria de salud de EE.UU., dijo que las clínicas están procediendo con cuidado y que ningún niño estadounidense está recibiendo medicamentos u hormonas para la disforia de género que no debería».

Me sentí aturdida y asqueada. No era cierto. Y lo sé por profunda experiencia de primera mano. 

Así que comencé a escribir todo lo que pude sobre mi experiencia en el Centro Transgénero. Hace dos semanas, presenté mis inquietudes y documentos al fiscal general de Missouri. Ã‰l es un republicano. Soy progresista. Pero la seguridad de los niños no debería ser un tema de nuestras guerras culturales

Haga clic aquí para leer la carta de Jamie Reed a Missouri AG.

Dado el secretismo y la falta de estándares rigurosos que caracterizan la transición de género de los jóvenes en todo el país, creo que para garantizar la seguridad de los niños estadounidenses necesitamos una moratoria en el tratamiento hormonal y quirúrgico de los jóvenes con disforia de género

En los últimos 15 años, según Reuters , EE.UU. ha pasado de no tener clínicas pediátricas de género a tener más de 100. Se debe realizar un análisis exhaustivo para averiguar qué se ha hecho con sus pacientes y por qué, y cuál es el resultado a largo plazo, cuáles son las consecuencias.

Hay un camino claro que debemos seguir. El año pasado, Inglaterra cerró el Centro Tavistock, la única clínica de género para jóvenes del país, después de que una investigación revelara prácticas de mala calidad y un trato deficiente a los pacientes. Suecia y Finlandia también han investigado la transición pediátrica y han frenado en gran medida la práctica, encontrando que no hay pruebas suficientes de ayuda y el peligro de un gran daño. 

Algunos críticos describen el tipo de tratamiento ofrecido en lugares como el Centro Transgénero donde trabajé como una especie de experimento nacional. Pero eso está mal. 

Se supone que los experimentos deben diseñarse cuidadosamente. Se supone que las hipótesis deben probarse éticamente. Los médicos con los que trabajé en el Centro Transgénero decían con frecuencia sobre el tratamiento de nuestros pacientes: «Estamos construyendo el avión mientras lo volamos». Nadie debería ser pasajero en ese tipo de avión.