鈥ientras suced铆a lo que aqu铆 narro, y ante el anuncio etiquetado de Laide de que me hab铆an conducido a prisi贸n, se gener贸 un movimiento masivo que reclam贸 la puesta en libertad de Era. Su punto m谩s alto y digno fue mi admirada y querida hermana

Alina B谩rbara Hern谩ndez, quien, en la ciudad de Matanzas, se dirigi贸 al Parque de la Libertad a exigir mi inmediata liberaci贸n y fue vejada cobardemente por tres agentes del desorden. A ella, y a los miles de personas que se han pronunciado en las redes contra el atropello de que he sido v铆ctima, un abrazo grande.

Les llega con el convencimiento de que ni la prohibici贸n de salida de la Isla, ni la prisi贸n provisional, ni la reclusi贸n domiciliaria, ni la fianza en efectivo, ni la obligaci贸n de comparecer, ni la c谩rcel misma callar谩n mi grito por esta Cuba de Alina, Hall, Raymar, Laideliz, ellos, ustedes, yo.

Y como todas no pueden ser malas noticias para los primeros tenientes Manuel y Vilarte, el mayor Viera y el oficial del Cuerpo de Bomberos que me tocar谩 en suerte en la cuarta vuelta, les informo que, desde que incursionaron en mi existencia, vivo ojeroso, sufro de palpitaciones y duermo a base de antirrepresivos.

https://m.facebook.com/photo.php?fbid=2444566189028038&id=100004240412302&set=a.108322782652402&source=57&refid=13&tn=+=